miércoles, 2 de mayo de 2018

,

Los lejanos días del grupo del bosque Kremaldy


Traducción:
Robert

Corrección y edición:
Carlos (Primer corrector)
Pretinaverse (Detallitos por aquí y por allá)

※ ※ ※ ※ ※

En las profundidades de mi ser había una ardiente impotencia.

Era tan ardiente como el hielo, tan insensibilizador como el fuego, tan ingrávido como la presión, tan frívolo como la desesperación, tan turbio como la luz, el único resplandor al caer a través de la oscuridad.

『 Ah, auh, duele... 』

Con los dientes apretados, mi cuerpo luchaba por soportar la abrumadora sensación.

Si tan sólo fuera un simple dolor, llorar o gemir habría servido de algo. Pero este sentimiento singular, de excitación opresiva, de asfixia refrescante, de cada sentimiento que se arremolinaba en el centro de mi cuerpo, era una mezcla de lo normal y lo anormal.

Incluso el doctor no podía hacer nada. Nadie podía entender este dolor.

Y la indiferencia de todos ante cosas sin precedentes que no podían entender era escalofriante. Un dolor que no podía ser imaginado era un dolor que no podía existir, y por eso mi familia me trataba como si fuera una carga.

Este niño es talentoso, increíblemente talentoso. Pero sus defectos son fatales. Todos, sin importar quiénes fueran, siempre decían la misma cosa. 

Ese dolor periódico golpeaba independientemente de la hora y el lugar, ya fuera durante ceremonias importantes, compromisos con otras personas o cuando se trataba de asuntos familiares.

Una vez atrapado en ese estado, entraría en un estado frenético. Había muy poca gente que tratase como un igual a alguien gimiendo y echando espuma por la boca. Al menos, nadie en mi familia me brindó esa amabilidad.

Por lo tanto, este dolor no podía ser comunicado a nadie, y tuve que aceptarlo como mi propio pecado.

A medida que pasaban los años y su intensidad crecía, me acostumbré a esconderme donde nadie pudiera encontrarme en cuanto sentía que el dolor me superaba.

Aquella vez, afortunadamente, estaba cerca de mi habitación, donde podría quedarme durante las próximas horas. Aunque el dolor en sí duraría varios días, podía actuar con normalidad después de algunas horas.
Sólo necesitaba esperar, y —

『 ???: Ya veo. Ser capaz de sufrir esto sin volverte loco, eres bastante impresionante. 』

『 ¡¿Quién, quién eres?! 』

Justo antes de cerrar la puerta con llave y acostarme en mi cama, vi de reojo a una extraña. Ella se sentó en la cama, observándome.

『 ¿Qué—? 』

No podía calmar mi respiración estando frente a ella. Esto fue más que una sorpresa, fue éxtasis.

Una mujer, vestida de negro, con el pelo del color de la nieve blanca. Ella entrecerró sus oscuros y exquisitos ojos, mirándome con una belleza imposible. Era como si mi sufrimiento requiriera un nuevo estímulo y me diera la ilusión de una belleza irreal.

Sin embargo, como para probar que no era ninguna alucinación, la belleza se puso de pie, moviendo un dedo blanco hacia mi pecho mientras yo estaba paralizado. Y,

『 ???: No sabes cómo dispersar adecuadamente el maná, un entendimiento tan pobre es realmente lamentable. 』

『 Ah, ha... gu... 』

Frunciendo el ceño, no entendía por qué la deslumbrante mujer me había dejado sin palabras.
De repente, fui incapaz de suprimir las náuseas que se agitaban en mi estómago.

Entonces, mi almuerzo medio disuelto se derramó sobre mis finas ropas y el brazo de la mujer que me tocaba el pecho. Un olor acre llenó la habitación, y la vergüenza enrojeció completamente mi cara.

La vergüenza tenía prioridad sobre el dolor, no porque hubiera vomitado frente a alguien, sino porque había manchado a la mujer frente a mí. Por mucho que me arrepintiera, esto no cambiaría.

Aunque quería disculparme inmediatamente, a pesar de toda la etiqueta y modales que había aprendido hasta entonces, no pude encontrar las palabras para una disculpa.

Así que, cuando la mujer se movió de nuevo, mi mente en blanco ya había renunciado a pensar.

Ella se acercó tanto que pude sentir su respiración, y continuó aún más cerca, hasta que incluso su respiración se contuvo.
Eso fue un beso.

La mujer cubrió mi boca, la que acababa de vomitar, con sus labios color melocotón.

『 ¿Ehh...? 』

Así, nuestras respiraciones se entrelazaron. Todo esto sucedió tan repentinamente que no tuve oportunidad de reaccionar y acepté indefenso su beso. Por primera vez, experimenté la sensación de una lengua cálida y suave que sondeaba más allá de mis dientes, invadiendo mi boca. Mi cerebro hizo cortocircuito, incinerando cualquier pensamiento racional que quedase.

Después de un momento, o unos segundos, o incluso decenas de segundos, nuestros labios finalmente se separaron lentamente.
Permanecieron conectados por hilos líquidos y brillantes como la seda, que la mujer cortó suavemente con sus dedos.

『 ???: ¿Y bien? ¿Te sientes un poco más cómodo? 』

『 Uh... 』

Sorprendido por su repentina pregunta, no tenía ni idea de cómo responder. Mientras permanecía quieto, pareciendo un idiota, la mujer emitió un “mmm”, expresando lo concentrada que estaba, mientras ponía su mano sobre mi pecho una vez más.

『 ???: Tus latidos siguen estando bastante acelerados. Pero el exceso de maná debería haber sido extraído directamente por mí, así que... 』

『 ¡Tú! ¡¿Qué me has hecho?! Y siendo una mujer, también... 』

『 ???: ¿Ah...? 』

Agarré la mano que ella sostuvo contra mi pecho, cuestionando su precipitada acción. La mujer parecía sorprendida, levantando las cejas y alternando la mirada entre su mano capturada y quien la sostenía, antes de ofrecer una respuesta.

『 ???: Tu cuerpo y tu alma sólo puede mantener el equilibrio ajustando regularmente tu maná. Cualquier cosa excesiva sólo sirve como veneno. Eso es evidente, y debería ser aún más obvio para ti. 』

『 ¿Maná...? ¿Esto está... relacionado con la magia? 』

『 ???: Tener un grado de comprensión tan superficial... No, sería más acertado decir que es inusual saber incluso esto. No puedo aceptar que mueras por esto. 』

Sacudiendo lentamente la cabeza de izquierda a derecha, la mujer no hizo ningún intento de ocultar su decepción. Consideré lo que había dicho antes. Si ella no había cometido ningún desliz al hablar, y si yo no la había escuchado mal, entonces,

『 ¿Sabes la razón de mi enfermedad? 』

『 ???: No es una enfermedad en sí misma, sino algo desafortunado que le sucede a gente selecta y talentosa. Me refiero a esta Saturación de Maná. 』

『 ¿Saturación... de maná? 』

『 ???: Se trata de algo increíblemente raro. Tan raro que incluso hoy en día nadie podía entender lo que te ocurría. 』

Y esas palabras apuntaban a una conclusión.

『 Yo… 』

『 ???: Puedo entender ese dolor. Cuando era niña, el mal uso de mi puerta resultó en una acumulación excesiva de maná. Con eso vino un terrible dolor que nadie más podía comprender. 』

『 Ah... 』

En cuanto escuché esas palabras, cayó mi última línea de defensa, y las lágrimas empezaron a brotar de mis humedecidos ojos azules. Cuando estallé en sollozos, mis rodillas se rindieron y caí al suelo, con las manos sobre mi rostro. La mujer se arrodilló a mi lado y tiernamente acarició mis hombros temblorosos.

『 Entonces... entonces, ¿quién eres? 』

『 ???: Soy una bruja. Un mal que de vez en cuando es propensa a la caridad. ¿Y tú? 』

『 Yo soy... 』

Mientras la autoproclamada bruja me preguntaba, respiré hondo, dudando en cómo responder.

En casa se me consideraba una carga, y me decían que yo no debía estar aquí. Poco a poco llegué a creer que así era, e incluso sentía culpa por pronunciar el apellido de mi familia.
Pero, en ese momento, únicamente en ese mismo instante, sentí como si no se me permitiera ni siquiera sentir tal vergüenza.

『 Yo soy— 』

※ ※ ※ ※ ※ 

『 Roswaal: Eso fue lo que pasó la primera vez que me encontré con mi Maestra. 』

El joven de pelo azul sonrió avergonzado, rascándose la mejilla con los dedos.

Escuchando su historia, había una chica con pelo de melocotón y una chica que tenia rizos en forma de taladro, ellas dos eran Ryuzu y Beatrice.

Los tres estaban reunidos en un cuarto de lavandería en el Santuario del Bosque Kremaldy.

La ropa, recién lavada, colgaba de unas cuerdas estiradas entre los árboles, mientras se secaban con el viento. En su tiempo libre, Roswaal había sido interrogado sobre su pasado.

La historia había comenzado cuando la curiosa Ryuzu preguntó casualmente: “¿Cómo conoció Roswaal-sama a Echidna-sama?”.

Para responder a esta pregunta, Roswaal comenzó a explicar, y Beatrice, quien, en sus propias palabras, estaba pasando por aquí por casualidad, también se había detenido a escuchar.
En realidad, Beatrice no era honesta en absoluto, eso fue lo que decidió Roswaal con una sonrisa irónica.

『 Ryuzu: Yo... mmm... Roswaal-sama, lo siento mucho. 』

『 Roswaal: ¿Hmm? 』

Ante esa sonrisa de Roswaal, Ryuzu bajó la cabeza con pánico. Ella continuó,

『 Ryuzu: Estoy avergonzada... Porque le pregunté tan casualmente sobre algo tan personal. 』

『 Roswaal: En absoluto. Si fuera algo de lo que realmente quisiera evitar hablar, lo habría evitado. No lo oculté porque quería mostrar mis recuerdos con mi Maestra. Ya que mi inmaduro yo en el pasado era tan vergonzoso, mi primer encuentro con mi Maestra se volvió muy especial para mí. 』

Mirándolo en retrospectiva, contemplar la posibilidad de que no hubiera conocido a su maestra, Echidna, lo empapó de sudor frío.

Sin sus palabras, Roswaal no habría notado la particularidad de su puerta, y habría asumido que el dolor que había sentido por el maná era de una enfermedad desconocida. No habría sido capaz de hacer nada más que continuar una solitaria lucha para combatirlo.
Y quizás habría muerto hace mucho tiempo.

『 Roswaal: Que dicho final se hubiera evitado, que haya vengado con éxito a mis padres y hermanos, y que haya usurpado la casa Mathers, todo fue gracias a mi Maestra. 』

『 Ryuzu: Con que así fueron las cosas. Eso es... espera, ¿usurpado...? 』

Sintiéndose perturbada, la mirada de admiración de Ryuzu se convirtió en una de confusión. Viéndola reaccionar así, Roswaal suavizó su tensa expresión, y se giró a la persona junto a Ryuzu.

Allí estaba Beatrice, con sus cortos brazos cruzados, con la cabeza hacia otro lado y con una expresión indiferente. Tal vez ella estaba pretendiendo que no podía oír. En cualquier caso,

『 Roswaal: Betty, ¿qué te parece la historia de mi encuentro con la Maestra? 』

『 Beatrice: ¿Qué quieres decir con “qué me parece”? Yo no estaba escuchando, en absoluto. Y no te di permiso para llamarme Betty, así que deja de ser tan familiar conmigo. Además, supongo que mamá es demasiado casual con la gente que acaba de conocer. 』

『 Roswaal: Fue sólo una oportunidad que tuve con ella. Pero recuerdo todas las palabras de la Maestra desde entonces. 』

Dándole las palabras que él necesitaba oír, dándole la salvación de la empatía. Pase lo que pase, Echidna lo había salvado. Y ella no pidió nada a cambio.
Un acto de caridad, había dicho Echidna. Y esa había sido la decisión correcta.

『 Beatrice: Así que ella no pidió nada, y aquí estás, tratando de recompensarla. Eres muy problemático para mamá, ¿sabes? Y para Betty también, parece. 』

『 Ryuzu: Beatrice-sama, decir eso es un poco... y también entiendo los sentimientos de Roswaal-sama, ya que también fui salvada por Echidna-sama. 』

『 Beatrice: Hmph... 』

Beatrice, en respuesta a ser regañada, hizo una mueca. Ryuzu, que había hecho el regaño, tocó sus largos oídos con los dedos, símbolo de su etnia semi-humana.

Para ella, la oreja representaba algo significativo, al igual que la sangre medio humana que corría por sus venas. Incluso en su corta vida, Ryuzu ya había sufrido mucho por ello.

Ese lamento no podía ser borrado, pero estar aquí había disminuido un poco su dolor.

Siguiendo esa misma línea de pensamiento, Roswaal también sacaría pecho y llevaría con orgullo el estatus de estudiante de Echidna.

— Y esforzarse para que un día pueda hacer por ella lo que ella había hecho por él.

『 Beatrice: Ugh, qué hombre tan descarado. Buscar un “gracias” es patético. A este paso, estás a cien años de acercarte a mamá, supongo. 』

『 Ryuzu: Pero, Beatrice-sama, ¿no es usted la que dice a menudo: “deberías estar agradecido”? 』

『 Beatrice: ¡¿Estás de parte de Betty o de Roswaal?! 』

Como si hubiera sido programada para hacerlo, Ryuzu inmediatamente corrió hacia Beatrice y comenzó a disculparse. Aunque era sólo una pregunta curiosa, la respetuosa Ryuzu había revelado su respuesta. En términos de su amistad, Roswaal había perdido contra Beatrice.

Por el bien de Echidna, quien lo había rescatado, para brindarle una mano a ella, Roswaal había pasado años tratando de ganarse el lugar que ocupaba hoy. Gracias a esto, había dominado el negocio familiar, y había ganado un asiento en la nobleza, pero sus relaciones interpersonales eran escasas.

Había dejado a sus padres, se había distanciado de sus hermanos y no dependía de la simpatía sino del talento. Como resultado, tenía muchas asociaciones, pero, incluso ahora, no tenía forma de acercarse a ellos.

Así que, mirando la relación entre Beatrice y Ryuzu, Roswaal sonrió inadvertidamente.
Su felicidad por ellas estaba por encima de cualquier envidia que pudiera haber sentido.
Ella tenía a su madre, a su amiga y a su deber, así que no sentía soledad. Si Roswaal pudiera ser uno de sus amigos, estaría satisfecho.

『 Beatrice: ¿Por qué tienes esa extraña mirada apacible? Es molesto, parece. 』

Beatrice lanzó un ataque contra Roswaal, quien había estado observando en silencio el intercambio. Su linda cara tenía una mueca al apuntarle con su corto brazo.

『 Beatrice: Si tienes algo que decir, ¡sólo dilo! Parece. Te escucharé. 』

『 Roswaal: Te quiero, Beatrice. 』

『 Beatrice: ¡¿Qué clase de palabras desagradables son esas?! 』

『 Roswaal: Rayos, ya estoy aterrorizado. 』

Habiendo sido rechazado duramente, él retiró sus palabras cuando Beatrice comenzó a causar un alboroto.
Roswaal, encontrándose en problemas, inmediatamente se puso apresuradamente de pie y huyó, al mismo tiempo que una enfadada Beatrice lo perseguía furiosa. Les seguía Ryuzu, quien intentaba atraparlos mientras cargaba la cesta de la colada.

『 Roswaal: Ja, ja, ¡a ver si puedes atraparme! 』

『 Beatrice: ¡Tú! ¡Cómo te atreves a jugar conmigo! ¡Te atraparé y haré que te arrepientas! 』

『 Ryuzu: ¡Beatrice-sama! ¡Roswaal-sama! ¡Espérenme! 』

Los tres ruidosos dejaron de lado su trabajo cuando comenzaron a jugar entre ellos.
Observándolos desde lejos, una bruja murmuró en voz baja para sí misma,

『 Honestamente… ese hermano y hermana no pueden resolver las discusiones sin causar un escándalo. 』