miércoles, 9 de mayo de 2018

,

Comienzo del Santuario / Comienzo del colapso


Traducción:
Robert

Corrección y edición:
Carlos (Primer corrector)
Pretinaverse (Detallitos por aquí y por allá)

※ ※ ※ ※ ※

『 Theta: Estos recuerdos se encuentran fragmentados, pero he descubierto una cierta cronología en ellos. Creo que, muy probablemente, las cosas procedieron así... 』

『 Subaru: ... 』

Subaru sólo respondió con silencio al vacilante discurso de Theta.
Él sólo podía elegir el silencio. La carga de información que se le había dado era demasiado pesada, y necesitaba organizarla antes de que se le ocurriera algo que decir.

La fundación del Santuario, atrás durante la generación en la que vivió Ryuzu Meyer. Lo que significa que se trataba de acontecimientos de hace cuatrocientos años, cuando casualmente existía una bruja.

Cuando existió la Bruja de la Codicia, Echidna.

『 Subaru: Honestamente, no puedo imaginarme una época en la que Echidna solo estuviera paseando por el lugar. 』

『 Theta: La presencia de la Gran Bruja podría sentirse distante para ti, Su-bo, ya que no estabas involucrado en las cosas de ese entonces. O no, más bien, soy yo quien siente que ella es una presencia cercana, no es que la conozca directamente. 』

『 Subaru: Cuando hablas de cosas que recuerdas vagamente como si las hubieras vivido, se siente como si estuvieras dando el primer paso hacia la senilidad. De cualquier forma… ¿Echidna visitó el Santuario muchas veces? 』

『 Theta: Si las recuerdo vagamente es porque no son mis verdaderos recuerdos. Pero, a juzgar por lo que he visto y lo que dijeron, parece que las visitas eran razonablemente frecuentes. 』

A diferencia de Theta, quien vio esos recuerdos, toda la historia carecía de veracidad para un oyente secundario como Subaru.
Pero, si hubiera algo que le molestaba de lo que dijo Theta, definitivamente sería—

『 Subaru: Beatrice y Roswaal también estuvieron en el Santuario hace cuatrocientos años... 』

『 Theta: Como mencioné, Beatrice-sama era como la hija de Echidna-sama. Y Ros-bo, el Ros-bo del que estoy hablando es del fundador de la familia Mathers... La primera generación Roswaal, quien tomó la oportunidad de engrandecer a la familia Mathers. El nombre Roswaal se heredó en el futuro. 』

『 Subaru: ... ¿Él era amistoso con Beako? 』

『 Theta: Desde ese punto de vista, tenía una agradable relación con ella. 』

Lo que la historia de Theta le hizo imaginar era exactamente a Beatrice, tan deshonesta como siempre.
¿Así que ella había pasado cuatrocientos años sin cambiar, sin ser sincera con nadie y siempre cortante? Incluso cuatrocientos años después, ¿su actitud seguía siendo la misma?
Sin permitir que nadie viera cómo se sentía realmente, escondiendo sus sentimientos dentro de su pequeño ser. 
Sin cambios.

Mientras recordaba a la niña en la Biblioteca Prohibida, un agudo dolor emocional recorrió el corazón de Subaru.
Se puso la mano sobre el pecho, aguantando la sensación mientras sacudía la cabeza.

『 Subaru: Me sorprende que Echidna trajera a Beatrice con ella. Por cómo ella hablaba, no parecía que tuviera ningún tipo de amor familiar por Beatrice. 』

『 Theta: No es que yo haya conocido a la Gran Bruja directamente. Pero, por lo que vi en los recuerdos de Ryuzu Meyer, se siente como si la Gran Bruja hubiera tenido algún tipo de humanidad. 』

『 Subaru: De alguna manera, estoy de acuerdo contigo en eso. 』

Si se hubiera dicho que ella no coincidía con la concepción que Subaru tenía de Echidna, la historia hubiera terminado ahí. Había un vacío de cuatrocientos años antes y después de su muerte, y ese es todo el tiempo que ella pasó allí.
Tal vez no sería extraño, en ese castillo de sueños, que ella inadvertidamente tomara una visión alejada de la vida.

『 Subaru: Mi final con ella fue tajante, ¿en serio sigo tratando de depositar esperanzas en ella? 』

Incluso él tenía que llamarlo una debilidad insalvable.
Esto es diferente de su situación con Ram y Rem. Echidna entendió los sentimientos y esperanzas de Subaru y, aun así, intentó pisotearlos por todas partes. Ya no debería haber ningún futuro en el que él cooperara con ella.

『 Subaru: De todos modos, hasta ahora todo ha sido un encantador reflejo del pasado. No parece que haya pasado nada tan aterrador como para que lo escondas a propósito de todo el mundo, Theta-san. 』

『 Theta: — 』

『 Subaru: Por favor, dime qué vino después. ¿Qué pasó con este Santuario, en el que parecía estar todo bien? 』

En respuesta a la demanda en voz baja de Subaru, Theta bebió su té frío.
Ella murmuró para sí misma,

『 Theta: Sabe mal... 』

『 Subaru: — 』

『 Theta: ¿Qué pasó, preguntas? 』

『 Subaru: — 』

『 Theta: La ruina sucedió. Y aprendí la verdadera razón por la que se creó el Santuario. 』

『 Subaru: ¿La verdadera razón? 』

Subaru contuvo su aliento. Theta asintió.
Entrecerrando los ojos, ella volvió a abrir el baúl de sus recuerdos.

『 Theta: La Gran Bruja y el primer Roswaal estaban en el Santuario en ese entonces. Si cualquier cosa intimidante o más allá de lo regular sucediera, tanto yo como cualquiera en el Santuario se sentiría ansioso por ocultarlo. 』

※ ※ ※ ※ ※ 

— El aire estaba tenso y pesado. La garganta de Ryuzu estaba reseca.

『 ???: Debemos huir inmediatamente. Los preparativos aún no están completos. — Nuestros planes fracasarán porque ahora él conoce la ubicación del Santuario. 』

『 ???: — 』

『 ???: ¡Maestra! ¡Incluso estos momentos son valiosos! Él está... ¡él ya está cerca! 』

El esbelto chico golpeó con sus manos la mesa de la cabaña.
Este muchacho nunca carecía de serenidad ni de gracia — pero ahora llevaba una expresión de pánico frenético.
Quien escuchaba sus apelaciones, con sus ojos cerrados en silencio y sus manos unidas, era la Bruja Echidna. El muchacho se inclinó hacia Echidna, gesticulando intensamente mientras volvía a apelar.

『 Muchacho: ¡No tenemos tiempo para dudar! ¡Su poder es inmenso! ¡Y aún no puedo ser tu fuerza! Si me pides que sea tu escudo, te protegeré con gusto. Pero, como actualmente carecemos de contramedidas contra él, incluso si asumo el papel, me conducirá a una muerte sin sentido... 』

『 Echidna: Tenemos métodos. — Hasta cierto punto, me había anticipado a esto. 』

Interrumpiendo el discurso del muchacho — Roswaal —, Echidna abrió los ojos y observó la veta en la madera de la mesa.

『 Roswaal: ¿Qué? 』

Él exhaló asombrado. Echidna agitó en silencio su cabeza.

『 Echidna: He formulado teorías durante mis múltiples viajes al Santuario. El acondicionamiento en la barrera debería funcionar con una probabilidad considerablemente alta. 』

『 Roswaal: ¡E-entonces, nosotros...! 』

『 Echidna: — Pero el núcleo para activar la barrera es insuficiente. 』

『 Roswaal: — 』

La expresión de Roswaal era de esperanza, hasta que la voz dolorida de Echidna le hizo contener su aliento.

『 Echidna: La barrera no funcionará sin un núcleo. Sin la barrera, es imposible repelerlo desde aquí. Si no podemos preservar una zona segura, él eventualmente nos encontrará y nos destruirá. 』

『 Roswaal: Por eso mismo fue que nos tomamos el tiempo necesario, siendo cuidadosos, preparando este Santuario... llegamos tan lejos, y... ¡estuvimos a un solo paso! 』

Roswaal gimió de frustración mientras golpeaba la mesa con el puño.
Las patas de la vieja mesa crujieron. La mano de Roswaal se llenó de sangre.
El silencio cayó sobre la habitación.
El tiempo avanzó sin demora. Un peso viscoso y flemático infectó el aire.
En medio de este ambiente, una niña nerviosa levantó la mano.

『 Chica: Erm, acerca del Núcleo de la barrera... ¿tal vez yo podría hacerlo? 』

『 Echidna: — 』

『 Chica: He oído antes que eso sería posible. Que yo cumplo con las condiciones necesarias para la barrera, Echidna-sama… Ella dijo que esa era la razón por la que ella me estaba dando una atención privilegiada. 』

『 Echidna: — ¿Beatrice dijo eso? 』

『 Chica: Sí. 』

Asintiendo con silenciosa determinación, con su largo cabello rosa, aquella chica era Ryuzu Meyer.
Sus mejillas se endurecieron con decisión mientras miraba a la inexpresiva Echidna directamente a los ojos.

『 Ryuzu: Beatrice-sama dijo que ustedes habían confirmado la concordancia entre los requisitos y yo. Supongo que esas múltiples extracciones de mana de los últimos meses tienen algo que ver con eso. 』

Tras un ligero silencio, Echidna asintió.

『 Echidna: Es verdad. Sí que tienes una alta compatibilidad con el montaje de la barrera. Será posible mantener la barrera si te mantenemos dentro del Santuario. He teorizado mucho sobre esto. Si nos tomamos más tiempo, y armonizamos tu maná y la tierra del Santuario en concordancia, debería ser posible. 』

『 Ryuzu: ¿Quiere decir que actualmente no podemos hacerlo? 』

『 Roswaal: No es una simple barrera. Que ésta se rompa es inadmisible. Hemos prestado mucha atención, procediendo con cautela. Hemos mantenido a los mestizos que reunimos a lo largo de los años dentro para acondicionar la barrera. Te necesitamos para el empujón final. Pero... 』

Roswaal interrumpió su discurso, tenía una expresión apenada en su rostro.
Ryuzu no entendía los detalles exactos, pero parecía que incluso con los inteligentes Echidna y Roswaal conspirando juntos, un obstáculo difícil estaba impidiendo el éxito del plan.
¿Realmente no había medios para hacer algo?

Seguramente sí los hay, determinó Ryuzu.

『 Ryuzu: ¿No hay ningún método definitivo? 』

『 Echidna: — 』

『 Ryuzu: ...Soy una persona que fue salvada por ustedes, Echidna-sama y Roswaal-sama. Estoy feliz de haber venido a esta tierra y haber podido tener una vida sin desprecio ni marginación. Si es posible que pueda pagar mi deuda por haber participado en esta experiencia, estoy segura de que esa sería mi razón para vivir. 』

Ella presentó su corazón.
Ryuzu apretó tanto sus pálidas manos que se blanquearon aún más, y los ojos negros de Echidna se helaron paulatinamente, perdiendo su calor. En cambio, Roswaal, de pie al lado de la Bruja, fue quien se vio asediado por una emoción compleja.

『 Roswaal: M-maestra... 』

No lo dijo para confiarle la decisión a Echidna, sino que lo dijo con el matiz de: Usted no puede aceptar...
Sin embargo, eso fue lo que apretó el gatillo.

『 Echidna: — Si cristalizamos tu Od y lo convertimos en el núcleo del Santuario, podemos acortar el proceso para armonizar la tierra y tu maná. Probablemente erigiremos la barrera así. 』

『 Ryuzu: ¿Y al hacerlo, salvaremos el Santuario? 』

『 Echidna: Probablemente será posible evitar la ruina que presenta la amenaza que se avecina, sí. Y, si podemos ganar tiempo, probablemente también podremos refinar las contramedidas. 』

『 Ryuzu: — 』

La respuesta de Echidna no fue un mero consuelo. No dijo ni consuelos, ni declaraciones de deseos.
Si Echidna determinaba que algo era posible, era posible.

Significaba que, si Ryuzu sacrificaba su vida, eso protegería definitivamente esta tierra. Su dedicado deseo de pagar su deuda seguramente se cumpliría.

『 Ryuzu: ... ¿Cuándo empezamos? 』

『 Echidna: — Si es posible, me gustaría empezar las preparaciones inmediatamente. Prepararé el ancla para tu cristalización, y ensamblaré el algoritmo. El que nos dará tiempo contra la amenaza será... 』

『 Roswaal: Mi papel, ¿correcto? Trabajaré con toda mi capacidad. ...Ryuzu-kun. 』

Roswaal levantó la cabeza, su cara era sombría. Ninguna fragilidad o debilidad lucía en su expresión.
Él miró directamente a los ojos a la decidida Ryuzu.

『 Roswaal: Pido disculpas. Mi habilidad es demasiado poca para salvar a mi Maestra. 』

『 Ryuzu: No, Roswaal-sama, usted es mi benefactor y me ha conferido un tiempo irremplazable. Estoy agradecida por eso, y no hay ningún rencor que guardar en lo más mínimo. 』

Ryuzu se puso la mano en el pecho mientras negaba con la cabeza.
Roswaal inhaló brevemente, exhaló y miró a Echidna.

『 Roswaal: Me iré inmediatamente. Maestra, sus preparativos... y, por favor, llame a Beatrice. 』

『 Echidna: ... ¿No crees que sería mejor que Beatrice no lo supiera? 』

『 Roswaal: Si no llamamos a Beatrice ahora, en esta coyuntura, ella estará resentida con ambos por el resto de su vida... aunque quizá también lo estará si la llamamos. 』

『 Echidna: ¿Eso crees?... De acuerdo. La llamaré después. 』

Después de ver a Echidna asentir con la cabeza, Roswaal se giró para salir de la habitación. A la mitad de su partida, puso su mano sobre el hombro de Ryuzu, y le dio un solo y firme apretón.
La ligera presión de sus uñas le informó a Ryuzu sensitivamente que Roswaal se preocupaba por ella. Ella cerró los ojos.

『 Ryuzu: …Beatrice-sama. 』

Palabras silenciosas, murmuradas para sí misma.
Pensar en la chica ausente llevó al corazón de Ryuzu a desgarrarse minuciosamente.

※ ※ ※ ※ ※ 

De nuevo, un cambio de escena.

『 Ryuzu: — 』

— Mientras presenciaba esa presión abrumadora, en el corazón de Ryuzu brotó un terror aún más grande que el de enfrentar a la muerte.

『 Roswaal: —ghaa, hgu 』

Roswaal gritó de dolor, escupiendo sangre, mientras su cuerpo volaba horizontalmente sobre la superficie del suelo.
Viéndolo caer de hombros al suelo, levantando nubes de polvo mientras caía, Ryuzu sólo pudo observar con tanto asombro que se olvidó de respirar.

Roswaal L. Mathers, quien manipulaba seis tipos de magia y, a pesar de ser un adolescente, había escalado a la cima más alta de la hechicería que la raza humana podía lograr.
Con su abrumadora magia quemó franjas de tierra hasta convertirlas en cenizas, atravesó acantilados de piedra con espadas de viento, creó aguas para revertir el flujo de los grandes ríos, y pudo manipular la tierra y la roca para construir castillos.

Esto era algo tan abrumador, que ni siquiera Roswaal, con todo su poder, tuvo una oportunidad.

『 ???: ... ¿Aún vas a continuar? 』

El muchacho de pelo castaño oscuro caminaba, siempre apático, con la cabeza sacudiéndose.
Tenía más o menos la misma edad que Roswaal. El color de su cabello era casi negro, con el flequillo lo suficientemente bajo como para cubrir sus cejas, y con un rostro tan atractivo que podría ser confundido con el de una mujer. Sus adormilados y entrecerrados ojos eran de un tono oscuro, vestía una camisa blanca y pantalones negros y, en general, era una persona con un atuendo horriblemente sencillo.

— Con cada paso que daba, con cada piedra que pateaba ociosamente, el cuerpo de Roswaal expulsaba chorros de sangre mientras rebotaba. Rebotaba. Rebotaba lejos.

『 Roswaal: ¡Ghh! ¡Ghk! ¡Gkkh! 』

『 Muchacho: Ruidoso. Molesto. Tedioso. Irritante. Me cansa. Me deprime. 』

El muchacho decía frases llenas de negativismo, con una voz baja. Pero, con cada paso que daba, los gritos de Roswaal se intensificaban — y, a pesar de la distancia, Ryuzu oyó crujir sus huesos.
El cuerpo caído de Roswaal estaba siendo presionado constantemente contra la tierra, como si el aire lo estuviera aplastando. Sus miembros ya estaban enterrados en el suelo, su carne desgarrada, sangrientas lágrimas fluían de sus ojos inyectados de sangre.

『 Muchacho: ¿No puedes detenerte ahora? Trabajaste duro. No puedes ganar contra mí, pero trabajaste y trabajaste. Trabajaste por completo, y esto tiene que ser suficiente. ...Trabajar duro no tiene sentido de todos modos. 』

『 Roswaal: Qué estupidez... ¿Cómo es posible... que no haya podido... detenerte, aquí...? — ¡ghaaah! ¡Aaah! ¡¡GuuhaAAaaa!! 』

『 Muchacho: Ha~... esto es lo que más me pesa. Me enferma. Me deprime. 』 

El muchacho flexionó las rodillas y se puso en cuclillas frente a la falta de rendición de Roswaal. Después de dar un profundo suspiro, el muchacho trazó con su mano sobre la tierra. De acuerdo con el movimiento de sus dedos, las extremidades de Roswaal se aplastaron, se retorcieron, gritaron de dolor y la carne cortada sonó al unísono.

『 Muchacho: Odio esto. Realmente me contuve. Ha pasado mucho tiempo desde que me contuve tanto y esto es lo peor. Es lo peor, lo peor, lo peor de lo peor de lo peor de lo peor. —Tanta melancolía. 』 

『 Roswaal: Gagh, aaugh —hk! 』

En cuanto el muchacho murmuró la última palabra —ese término definitivo capaz de deprimir a una persona con sólo oírla— el torso de Roswaal se aplastó bajo una insoportable presión.
Su abdomen se hundió, salía tanta sangre de su boca que uno podría preguntarse si vomitó sus tripas. Sus dientes desnudos, sus extremidades convulsionaban. La recompensa del joven mago por no haber dejado nunca que su espíritu de lucha decayera fue que su cuerpo fuera destrozado en pedazos y su sangre esparcida por todo el lugar.

『 Muchacho: A~h, a~h, a~ah. ¿Qué es esto? ¿Tan sólo qué es e~sto? Mira esto. Sólo mira esto. A~h, y yo ni siquiera quería esto. Estoy enfermo. Estoy deprimido. Estoy apesadumbrado. Toda esta melancolía. Melancolía, melancolía, melancolíamelancolíamelancolíamelancolíamelancolíamelancolíamelancolíamelancolía— 』

Todo el cuerpo de Roswaal goteaba sangre, ya no era capaz de gritar. Los ojos apáticos del muchacho miraban aquel cuerpo hecho pulpa, diciendo tediosas frases como si fuera un murmullo melancólico.
El espantoso final de Roswaal, y el misterioso chico que lo había provocado. Ryuzu sólo pudo observar cómo sucedía, la situación estaba más allá de cualquier ayuda, y entonces ella finalmente recordó que se había olvidado de respirar.

『 Ryuzu: —Hauh. 』

Sus pulmones, tensos hasta el límite, entraron en acción a medida que su cuerpo y cerebro demandaban oxígeno. Necesitaba tomar un solo respiro, insuflar sus pulmones, tomar aire, y luego esconderse en el silencio otra vez. Sentía que incluso una sola fluctuación en la atmósfera captaría algún fragmento de la atención del muchacho, lo que la aterrorizaba.
Había visto a su benefactor ser atacado y golpeado atrozmente, pero en vez de asesinar al enemigo, ella optó por la auto-preservación. Ni siquiera reconoció en ese momento su apego a su miserable vida.

『 Muchacho: ¿Aaauh? ¿Acaso hay alguien por allí? 』

『 Ryuzu: —hk! 』

Como si se hicieran realidad las preocupaciones de Ryuzu, el muchacho inclinó la cabeza para mirar hacia ella.
Ryuzu había estado observando a Roswaal y al muchacho pelear en la plaza desde el interior de un pequeño edificio, a poca distancia. Había puesto su ojo en un agujero en la madera de la pared, y miró a través de la delgada grieta.
La declaración del muchacho, sugiriendo que él había notado la exigua grieta a tal distancia, hizo temblar a Ryuzu. No había forma de que pudiera encontrarla. El agujero era minúsculo. No había manera posible, ni en lo más mínimo, de que pudiera haberla percibido.
Sin embargo, el muchacho empezó a caminar hacia ella, sin dudarlo.

『 Muchacho: Bueno~, no es que esté tan interesado en hacer esto. No sucederá na~da bueno matando a todo el mundo... aunque te agradecería que me ahorrases un poco de esfuerzo. 』

『 Ryuzu: ...Eep. 』

『 Muchacho: Hmmmm. Bueno, en algún sitio por ahí... no, lo haré a fondo. Cielos, en serio quiero dejarlo todo e irme a casa. Me siento enfermo. Me deprime. Toda esta melancolía. 』

El muchacho dirigió la palma de su mano hacia el edificio donde se encontraba Ryuzu, su sombría declaración era su sentencia de muerte.
Un escalofrío subió por la columna vertebral de Ryuzu mientras el dolor punzante de las agujas se le clavaba en el cráneo. Sus ojos se llenaron de lágrimas, su garganta se ahogó en un gemido que no pudo soportar.
Así, un peso invisible aplastaría el cuerpo y los huesos de Ryuzu, y ella —

『 ???: ¡¡AL GOA!! 』

Rugiendo a sangre y fuego, —literalmente— una explosión de llamas quemó la plaza y la envolvió en un color carmesí.
El extravagante calor, que calentaba la cara de Ryuzu a pesar de la distancia, se incendió en existencia en un segundo — su punto de origen era la mano levantada del caído Roswaal, cuyo objetivo era quemar al muchacho desde atrás.

『 Muchacho: — 』

Incluso el muchacho tuvo que mostrar algo de desasosiego ante esta abrumadora ola de calor, y se dio la vuelta. Pero voltearse a enfrentar el fuego infernal reveló que esta violencia no era nada conquistable dentro de los límites del conocimiento humano.
Sin poder hacer nada al respecto, el torrente de luz roja consumió al muchacho.

『 Muchacho: El sudor es desagradable. — Me irrita. 』

— O lo habría hecho, si las palabras que él murmuró justo antes de que lo golpeara no hubieran lanzado la concentración de maná escarlata al suelo. 
Esta bola de fuego ardiente — que debería haber quemado al muchacho hasta la absoluta nada — viajó sin que sus ardientes olas de calor se dispersaran por el área, en vez de eso, se encogió en una pequeña esfera roja y cayó al suelo.


『 Roswaal: Auh, ue, hu... 』

『 Muchacho: Todavía no se desvanece, ¿qué poder pusiste en esto? No me hagas usar demasiada fuerza. Cuanto más uso, más quiero morir. 』

El muchacho refunfuñó mientras apretaba con fuerza su mano levantada. Como si obedeciera a ese gesto, la bola de fuego caída y encogida implosionó.
El aire estalló una vez con una ola de calor y un leve crepitar. Con solo eso, la energía del fuego desapareció por completo.

Ni siquiera el máximo ataque en magia de fuego, Al Goa, había logrado nada.
Roswaal, en su estado moribundo, había intentado rescatar la situación. Después de ver el resultado, se quedó totalmente atónito. Había reunido sus últimos esfuerzos para esto.
Incluso Ryuzu, que escapó de las garras de la muerte por los pelos, sabía muy bien que tanto la muerte de Roswaal como su propia muerte simplemente se habían pospuesto ligeramente.

『 Roswaal: Maldito demonio... no, ¡maldito brujo! 』

『 Muchacho: Ese nombre es desagradable, me deprime. ¿Crees que soy a~sí porque quería serlo? 』

『 Roswaal: La persona que eligió esto, a partir de elecciones limitadas... de cómo se distorsionaría su estilo de vida, fuiste tú. No te atrevas a fingir que eres una víctima... ¡Héctor de la melancolía! 』

『 Héctor: Tu sólida lógica es dolorosa de escuchar y se siente mortificante. Realmente, e~res alguien con quien tengo problemas. 』

El muchacho se agachó junto al caído Roswaal y extendió su mano hacia la cabeza de él.
Su destrucción había sido abrumadora, y sin contacto. Si las yemas de sus dedos procedieran a tocarlo y el muchacho transmitiera su invisible aniquilación, el cuerpo de Roswaal se aplanaría sin que se conservara ni siquiera su estructura fundamental.

『 Roswaal: Ghhk... Ul... 』 

『 Héctor: Es demasiado tarde, no lo lograrás, y no te dejaré. 』

Dijo el chico con indiferencia mientras Roswaal forzaba su maná en un intento de lanzar un hechizo.
Los dedos mortales alcanzaron a Roswaal — garantizando la muerte de la moribunda figura.

『 Roswaal: —Rhu, bhhb 』

『 Héctor: Huesos, fracturados. Tripas, aplastadas. Corazón, crujiendo. ¿Có~mo te gu~sta? 』

Un corto grito. En eso consistió el lamento de muerte de Roswaal.
El muchacho miró hacia Roswaal, perfectamente inmóvil, se limpió las rodillas y se puso de pie. Esta vez, con seguridad, se giró hacia Ryuzu, petrificada por el miedo.
Él actuó sin previo aviso mientras dirigió su palma hacia ella y lanzó ese peso invisible.

『 Ryuzu: —hk 』

Ella no pudo soportarlo ni por un segundo.
La presión provenía desde arriba, la fuerza era miles de veces mayor de lo que podía soportar. El que ella cayese sobre su pecho fue una fortuna, ya que si su postura hubiese sido diferente, sus extremidades se habrían doblado en ángulos imposibles a medida que la fuerza la apretaba contra el suelo.

『 Héctor: Si no puedes luchar contra esto, no eres Echidna. Y si no e~res ella, ya no me importa una mierda. 』

『 Ryuzu: —e, eep 』

『 Héctor: Sé aplastado y ahogado en la tierra. Ahórrame el esfuerzo de escarbar tus entrañ... 』

Una invisible mano jaló de la piel de Ryuzu con fuerza, junto con la sensación errónea de que el suelo la despellejaba viva. En cuanto pensó que la voz del muchacho sería lo último que escucharía, la presión desapareció.
Ella jadeaba violentamente, su cara estaba sucia con lágrimas y saliva mientras miraba hacia arriba, preguntándose qué había pasado. En el camino de su mirada estaba —

『 ???: Justo a tiempo — eso sería difícil de decir en esta situación. 』

『 Héctor: No~, no te preocupes. Tu estudiante hizo un gran trabajo entreteniéndome y ganando tiempo. Gracias a él las cosas no están saliendo como yo quería y mi humor está seriamente destrozado. 』

『 ???: Tu forma de hablar no ha cambiado en absoluto. Eres exactamente igual que cuando nos separamos. 』

『 Héctor: Y tu charla es deprimente, como siempre. ¿Por qué empezaste a hablar de esta manera tan de~sagradable? Con lo adorable que eras antes. 』

El muchacho agitó la cabeza lamentándose. Ante él, obstruyendo el espacio entre él y Ryuzu, había una hermosa mujer blanca con un vestido negro — Echidna.
La bruja miró a Roswaal, quien yacía sobre el suelo. Sus ojos se entrecerraron un poco.

『 Echidna: Esta visión me hace doler el pecho más de lo que esperaba. Fracasar en ser objetiva hacia un resultado se supone que es una vergonzosa falla para mí, y sin embargo... 』

『 Héctor: Tratarlo con desapego y negar tus emociones le impediría descansar en paz en esta si~tuación. No es que me importe. Si quieres llorar, ¿qué tal si hacemos una pausa para eso? Ni siquiera yo soy tan cruel. 』

『 Echidna: ¿Cómo te atreves a decir eso? 』

Aunque sus mordaces palabras insinuaban que se conocían, obviamente no eran amigos.
Los dos midieron constantemente su distancia mientras se enfrentaban. Ryuzu no dudaba de la fuerza de Echidna, pero ella también había creído en Roswaal, y él había sido fácilmente aplastado por ese poder abrumador.
Con eso establecido, Ryuzu no podía afirmar que el respaldo de Echidna le diera tranquilidad.

『 ???: —¿Vas a quedarte ahí para siempre, supongo? 』

『 Ryuzu: ...¿eh? 』

Ryuzu levantó la cabeza de su posición inclinada, y entonces una mano la agarró por detrás y la levantó. Mientras la fuerza la arrastraba más cerca, Ryuzu gritó sorprendida y se giró.
Detrás de ella había una chica adorable con una expresión agria y familiar.

『 Ryuzu: Bea, trice-sama... 』

『 Beatrice: No es el momento de balbucear sorprendida, de hecho. Vete de aquí rápidamente, mientras Madre nos gana algo de tiempo, supongo. 』

『 Ryuzu: P-pero, Roswaal-sama y Echidna-sama me ordenaron que esperara aquí... 』

『 Beatrice: Fue gracias a la metedura de pata de Roswaal que él se dio cuenta que estabas aquí. Suficiente, sólo sígueme, supongo. Madre me ordenó que te llevara, de hecho. 』

『 Ryuzu: Echidna-sama ordenó... 』 

Las cejas de Beatrice se arrugaron de irritación, pero a pesar de eso su expresión era rígida. Incluso ella, quien tenía mucha confianza en sí misma, se sintió abrumada por el muchacho desconocido.
Sin embargo, ella era infinitamente más fuerte que la propia Ryuzu, quien simplemente se había enroscado temblando en una pequeña bolita.

『 Beatrice: Los preparativos están en marcha. Eso fue lo que Madre dijo, supongo. Dijo que lo entenderías si te lo decía, de hecho. 』

『 Ryuzu: —Entiendo. 』

Ryuzu contuvo su aliento mientras asintió con la cabeza al mensaje de Echidna. Beatrice entrecerró los ojos, perpleja ante la reacción de Ryuzu, pero carecía de tiempo para investigarlo.
Un torrente de maná se elevaba detrás de ellas. El conflicto entre Echidna y el muchacho era sólo cuestión de tiempo. Nadie podía anticipar cómo sería la batalla. El factor más importante para asegurar una victoria definitiva serían las propias decisiones de Ryuzu.

『 Ryuzu: Vámonos. Beatrice-sama, ¿dónde están los preparativos? 』

『 Beatrice: ... Están dentro de este viejo y rancio edificio de piedra. Lo transporté porque Madre me lo dijo, pero déjame decirte que fue un trabajo agotador incluso con mi pasaje de la puerta, de hecho. 』

Beatrice guió a Ryuzu de la mano mientras comenzaban su migración.
Ryuzu caminó detrás de los rizos bamboleantes de Beatrice, mirando por última vez a Echidna, antes de enviarle una reverencia con su cabeza.
— Seguramente, ellas nunca volverían a hablar.

※ ※ ※ ※ ※ 

El cristal era de un azul transparente, tan hermoso que Ryuzu tembló.

『 Beatrice: No te dejes cautivar y no lo toques estúpidamente, de hecho. Te tragará si lo haces, y te convertirás en parte del cristal, supongo. 』

Sin darse cuenta, Ryuzu derramó un aliento apasionado, olvidando la situación. Beatrice estaba de pie a su lado, con los brazos cruzados, mientras le advertía que no hiciera nada descuidado.
Ryuzu, muy capaz de cometer esa estupidez, retiró sus dedos extendidos con pánico.

『 Ryuzu: Ah, por favor perdóneme. 』

『 Beatrice: Como sea, no hay nada de qué disculparse, de hecho... Entonces, ¿ahora qué, supongo? A Betty sólo le instruyeron transportar el cristal y llamarte aquí, de hecho. 』

『 Ryuzu: Beatrice-sama, ¿cómo transportó el cristal? 』

『 Beatrice: Cuando estás a mi nivel, es fácil mover algo como esto sin tocarlo, supongo. La precisión y el alcance del pasaje de la puerta son suficientes para que Madre me alabe por eso, de hecho. 』

La expresión de Beatrice era, como siempre, desapasionada, pero percibiendo orgullo en ella, las mejillas de Ryuzu se relajaron reflexivamente.
Ella se había acostumbrado a hablar así con Beatrice. Al principio había aceptado las declaraciones de Beatrice al pie de la letra, y había llegado a estar horriblemente avergonzada de sí misma en múltiples ocasiones.
Pero, durante el período en que se conocieron, ella había aprendido que la aparentemente arrogante Beatrice era en realidad sorprendentemente fácil de entender. Sabiendo eso y que ella era exactamente la chica encantadora que aparentaba, Ryuzu logró sonreír junto a ella.

Qué agradable sería si ella continuara esta conversación común con Beatrice.
Si se olvidaba del desastre que acechaba al Santuario y del destino que le esperaba a Ryuzu— pero no le era posible olvidarlo.

『 Beatrice: ¿...? Esa sonrisa que tienes ahora mismo es increíblemente desagradable, de hecho. 』

Tal vez los sentimientos de Ryuzu se manifestaron en su rostro, puesto que la perspicaz Beatrice lo notó.
Beatrice había estado prestando suficiente atención a Ryuzu como para determinar cuándo sus sonrisas eran de una naturaleza diferente a la habitual. En cuanto Ryuzu se dio cuenta de esto, las lágrimas brotaron de sus ojos.
Los ojos de Beatrice se abrieron de golpe. Ryuzu se limpió apresuradamente sus mejillas con su manga.

『 Ryuzu: P-por favor, perdóneme... hk. Simplemente hay algo de mugre en mis ojos... 』

『 Beatrice: N-no es como si me preocupara por eso, supongo. —Incluso Betty sabe al menos que en esta situación es difícil decir simplemente “no estés ansiosa”, de hecho. 』

Estaba equivocada. Aun así, las palabras de Beatrice estaban llenas de compasión.
Un calor que se extendió profundamente en el pecho de Ryuzu. Ésta fue la fuerza que le dieron las palabras de Beatrice. Ahora mismo, se sentía tan bien que podía alardear de ella.

『 Ryuzu: Beatrice-sama. 』

『 Beatrice: ¿Qué sucede, supongo? Si tus preparativos tardan demasiado, te dejaré sola para ir a ayudar a Madre, de hecho. Roswaal básicamente ya se presume muerto e independiente de si se trata de él, si no ayudo... 』

『 Ryuzu: Durante mucho tiempo, ha cuidado bien de mí. Sin embargo — este es nuestro adiós. 』

『 Beatrice: — ¿Eh? 』

Beatrice parpadeó confundida.
Beatrice y Ryuzu, dentro de una fría habitación de piedra — dos chicas, una frente a la otra.

Beatrice parpadeó tres veces más antes de mirar a Ryuzu, quien la miraba directamente a los ojos. Ryuzu, que conocía su calidez, no se inmutó ni en lo más mínimo ante su aguda mirada.

『 Beatrice: ¿Qué quieres decir exactamente con adiós, supongo? ¿Vas a huir? 』

『 Ryuzu: No, no lo haré. Si corriera y viviera, quizás algún día me reuniría con usted, Beatrice-sama. Pero esta despedida será para toda la vida. Dudo que podamos volver a encontrarnos y hablar como siempre. 』

『 Beatrice: ... 』

Beatrice apretó los labios mientras miraba a los ojos de Ryuzu, buscando las intenciones de la niña.
Viendo la confusión de Beatrice por primera vez, Ryuzu eligió en silencio sus palabras.

『 Ryuzu: Los preparativos de los que hablaba Echidna-sama significan algo necesario para colocar la barrera alrededor de este Santuario. Aparentemente debería necesitar más tiempo antes de que la barrera pueda entrelazarse con el suelo del Santuario, pero... dada la situación actual, significa que no tenemos ese tiempo. 』

『 Beatrice: Tiempo insuficiente... ¿la barrera no funcionará? Quieres decir que esa barrera era un medio indispensable para mantener a ese hombre alejado, supongo. 』

『 Ryuzu: Eso es. He visto claramente el peligro de ese hombre. Él es una gran amenaza. Entiendo por qué Echidna-sama está intentando derrotarle a cualquier precio. Y sospecho que la noble devoción de Roswaal-sama era porque entendía que, si se esforzaba menos, no podría salvar a Echidna-sama. 』

Así de abrumador era ese muchacho.
Ryuzu no sabía exactamente cómo beneficiaría a Echidna la activación de la barrera, o si contribuiría a exterminar a esa criatura.
Pero había una cosa que Echidna le había asegurado.

『 Ryuzu: Echidna-sama me ha prometido que, si se activa la barrera, será posible proteger el Santuario... Sin embargo, yo misma debo ser sacrificada por ese propósito. 』

『 Beatrice: N-no digas nada estúpido, de hecho. Sacrificarte tú misma... no tienes ningún fundamento en la magia, ¿cómo podrías...? 』

Con pánico en sus ojos, Beatrice comenzó a hablar apresuradamente. Pero, siendo tan inteligente, su pregunta fue interrumpida a mitad de camino, ya que sus propias palabras la llevaron a la respuesta de su pregunta.
Sus ojos se abrieron de golpe mientras miraba el cristal azul que se asomaba junto a las dos.

『 Beatrice: Tú entrarías al núcleo del cristal... actuando como el Od central, repartido por todo el Santuario... y si lo haces, ¿no hay necesidad de tomarse el tiempo para armonizar...? 』

『 Ryuzu: Sí. Echidna-sama ha dicho lo mismo. 』

Ésa fue la conclusión a la que llegaron Echidna y Roswaal cuando hablaron antes de que se produjera el ataque.
Beatrice se quedó quieta, sin palabras. Ryuzu caminó un poco para entrar en el campo de visión de Beatrice, y le dio una sonrisa.

『 Ryuzu: La afinidad entre el maná del Santuario y yo... Beatrice-sama, fue usted misma quien me aseguró que esto era plausible. 』

『 Beatrice: —hk! 』

La cara de Beatrice se levantó de repente.
Sus blancos dientes mordieron sus labios rosados, la sangre filtrándose de la carne.

『 Beatrice: Yo no... hg. Betty... Betty, no quise hacer eso cuando yo... espera, no, espera, supongo. Espera, de hecho. B-Betty irá a hablar con Madre, supongo. Madre puede actuar así, pero es muy indulgente conmigo, sé que me escuchará, y... 』

『 Ryuzu: No hay tiempo. Debemos decidir en este instante. 』

『 Beatrice: Entonces Betty irá a ayudar a Madre inmediatamente, de hecho. Si Madre y yo trabajamos juntas, vamos a derrotar a ese tipo, supongo. También curaré a Roswaal, y así nosotros tres... 』

Beatrice agitó la cabeza con renuencia infantil, su sentencia disminuía lentamente hasta un tono débil.
Incluso ella misma se dio cuenta de lo poco persuasivas que eran sus palabras.

Beatrice era realmente asombrosa. Ryuzu admiraba completamente cómo una chica de su propia edad podía manejar magia tan hábilmente y cómo nunca holgazaneaba con sus estudios diarios.
En el tiempo libre que tenía mientras lavaba la ropa, cosía o cocinaba, Ryuzu siempre había estado observando cómo, simultáneamente a su amoroso respeto por su madre y sus peleas con Roswaal, Beatrice practicaba diligentemente su magia.

Beatrice comprendió con precisión sus propias habilidades, y por eso comprendió claramente las diferencias en la fuerza de combate entre ella y los demás.
Ella no podía exponer a su madre al peligro debido a una falsa sensación de seguridad.

『 Beatrice: — Podemos evacuar a todos con el pasaje de la puerta de Betty, de hecho. 』

『 Ryuzu: ... 』

『 Beatrice: ¿Verdad? Hagámoslo, supongo. Puede que tenga que esforzarme un poco, pero Betty puede manejarlo, de hecho. Mientras Madre está ganando tiempo, reunimos a todos los que están el Santuario y hacemos que huyan a la mansión de Madre, supongo. Encontraré una oportunidad para recoger a Roswaal y, si Betty y Madre pueden entrar por el pasaje, escaparemos de él... Sí, eso es lo que deberíamos hacer, de hecho. 』

『 Ryuzu: ¿Y luego vivir con el temor de que nos perseguirá de nuevo? Nosotros fuimos marginados por muchas personas, y ahora esto concluye con que abandonemos nuestro lugar seguro... ¿Cuánto tiempo necesitaremos antes de que podamos volver a construir tales vidas para nosotros mismos, en un nuevo lugar? 』

Ante el plan alternativo de Beatrice, Ryuzu negó con la cabeza y pronunció palabras gentiles pero duras.
Vio cómo se extendía la expresión herida por la cara de Beatrice. Un dolor intenso atravesó el pecho de Ryuzu.
Ryuzu necesitaba pisotear la compasión de una chica que se preocupaba tanto por ella, por su gente, rechazarla y, sin embargo, forzar su propio camino.
¿Hasta qué punto esta conducta cruel y egoísta traicionó los días que habían pasado juntas hasta ahora?

— Los sentimientos que ellas habían acumulado durante los días que habían pasado juntas, y ahora, su traición.

『 Ryuzu: Beatrice-sama. Adoro el Santuario. Estoy realmente contenta de haber podido vivir aquí. Me encantan las sonrisas de todos los que viven aquí. No quiero perderlas. 』

『 Beatrice: — 』

『 Ryuzu: Ya he vivido el calor en abundancia. No creo que mi sangre contaminada sea apta para la felicidad que experimenté. Y por eso estoy completamente satisfecha. 』

『 Beatrice: Eso no puede ser... ¿Q-qué clase de lugar creen ustedes…? ¿Cuál creen ustedes que es el verdadero propósito de este lugar...? 』

『 Ryuzu: Sí. Lo entendemos. 』

『 Beatrice: —hg. 』

Ryuzu asintió ante Beatrice, cuya expresión mostraba arrepentimiento por sus palabras.

Ryuzu lo entendía. El verdadero significado de este Santuario.
Por supuesto que entendía que estas personas rechazadas por su raza no habían sido reunidas por Echidna y Roswaal por simple altruismo.
Un paraíso donde los marginados y menospreciados podrían vivir sus vidas con orgullo — esa era la esperanza superficial a la que no debían aferrarse, sino en la que deseaban creer.

Y ahora ella no podía evitar sino resignarse y comprender simultáneamente que inevitablemente sólo vería las deslumbrantes cosas positivas del lugar.

『 Ryuzu: El propósito de este lugar es hacer algo contra la persona que persigue a Echidna-sama. 』

『 Beatrice: ... 』

『 Ryuzu: Ahora entiendo que para eso está este lugar, y que para eso estamos nosotros. 』

『 Beatrice: Si tú... si lo entiendes, ¿entonces por qué? 』

Beatrice agitó la cabeza con total confusión.
Ryuzu sonrió en respuesta a la mirada suplicante de Beatrice.

『 Ryuzu: Está bien. Tal vez eso era en un principio. Pero eso no significa que todo lo que hemos vivido aquí estuviera controlado por los planes de Echidna-sama. Como no es el caso de todo el tiempo que viví aquí, y todas las conversaciones que tuve con usted. 』

『 Beatrice: — 』

『 Ryuzu: El principio no es lo importante. Sino cómo termina y qué sientes en el camino. 』

『 Beatrice: — 』

『 Ryuzu: Mi vida aquí estuvo llena de felicidad. Y así lo haré por el bien de protegerlo. Beatrice-sama, le expreso mi gratitud por toda la compasión que me ha dado, y que me está dando incluso ahora. 』

Un lejano estruendo resonó en la habitación de piedra.
Esa fuerza que hizo temblar la tierra y el aire fue un efecto secundario del conflicto entre Echidna y el muchacho, que tenía lugar en el centro del Santuario.
El hecho de que el sonido se estuviera acercando lenta pero constantemente era la mejor prueba de que Echidna, luchando para evitar que el conflicto llegara a este lugar, no estaba ganando.

『 Ryuzu: —hg. 』

Ryuzu cerró los ojos, fortaleciendo su voluntad. Los hombros de Beatrice se agitaron mientras se forzaba frenéticamente a pensar, buscando las palabras.
Las palabras mágicas para doblegar la voluntad de Ryuzu, volcar sus sentimientos y revertir sus opiniones.
Pero esa magia tan conveniente no existía en este mundo.

『 Ryuzu: Beatrice-sama. 』

『 Beatrice: ... ¿Qué, supongo? 』

『 Ryuzu: Tenga cuidado de no comer demasiados alimentos dulces. 』

『 Beatrice: — 』

Ella nunca podía evitar ir por dulces a la hora del té, y era tan linda que sería un desperdicio si engordaba. Ryuzu también quería que sus dientes continuaran siendo bonitos.
Porque, aunque no lo mostraba mucho, era una chica realmente adorable cuando sonreía.

Ryuzu se dio la vuelta y se acercó sin decir palabra a la joya azul — el cristal.
El profundo resplandor del cristal, era fascinante. Si lo tocaba, realmente sería tragada.

¿Dolería? ¿Sufriría?
Ella estaba decidida a enfrentarse a su fin, pero no sabía qué forma tomaría esa cosa.
Cualquiera que la viera pensaría que estaba asustada, y sí, definitivamente miedo era lo único que sentía.

Una vez que esa luz la tragara, haría que este Santuario fuera genuino.
Y si ese mundo genuino fuera un lugar donde todos fueran amables, y pudieran vivir sus vidas en paz....

Si Echidna y Beatrice siguieran vigilando este Santuario por ella...

『 Ryuzu: — 』

Sintió un leve tirón en la manga.
Ryuzu se dio la vuelta. Beatrice se paró directamente a su lado.

Ella miraba a Ryuzu con una expresión que nunca antes había visto, sus dedos lucían desamparados y desolados mientras tiraban de la manga de Ryuzu.
La fuerza en esos dedos era débil, y ni siquiera Beatrice podía saber lo que intentaba hacer con ese toque. Ella se acercó a pesar de todo. Ryuzu pensó que era la acción de una niña que no podía poner sus emociones en palabras, expresando sus sentimientos honestamente.

『 Ryuzu: — 』

Ryuzu desenganchó tiernamente los dedos que se aferraban a su manga.
Se tocaron las puntas de los dedos, compartieron la calidez una con la otra, haciendo sonreír a Ryuzu en su final.



『 Ryuzu: Gracias. — Adiós, Betty. 』

— Con esas últimas palabras, la conciencia de Ryuzu fue tragada por una luz azul.

Y desapareció.