viernes, 12 de enero de 2018

,

Probándose mutuamente


Traducción:
Pretinaverse
Robert

Corrección y edición:
Carlos (Primer corrector)
Pretinaverse (Detallitos por aquí y por allá)


※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Tal y como pensaba, no fue mi imaginación ni tampoco un error… 』

Colocando su mano sobre el cristal frente a él, sin notar señales de que fuera a ocurrir algo, Subaru presionó su frente contra esa fría y dura joya, lamentándose con un suspiro.
La chica durmiendo dentro del cristal —la Lewes Meyer original— no dio ninguna reacción a los lamentos de Subaru. Y aunque en el mejor caso la chica en ese sueño eterno no le daría ninguna respuesta a sus palabras, tampoco ocurrió la reacción que debería haber ocurrido.
Lo que significaba que,


『 Subaru: Mis calificaciones han sido “descalificadas”, por lo que, incluso si toco el cristal, no se transferirá a mí el derecho de comando para las dobles de Lewes… 』

El derecho de comando para las dobles de Lewes Meyer era un privilegio que solo podían obtener los apóstoles de la codicia. Subaru, que había sido rechazado por Echidna, y habiendo sido revocadas sus calificaciones, aparentemente ya no merecía dicho título.

Parado en el interior de aquél centro de experimentación y la sórdida atmósfera que le rodeaba, Subaru se encontró perdido en cuanto a qué hacer ahora que se desvanecía el pequeño rayo de esperanza que había visto.
Antes de que hubiera confirmado el peor de los peores casos, Subaru podría haber pensado que lo que le impedía ingresar en la tumba era simplemente un trauma causado por lo que experimentó en la segunda prueba. En ese caso, el problema sería simplemente mental, y lo único que tendría que hacer era arremeter contra los desafíos de la tumba una y otra vez hasta que su corazón se acostumbrase a ello.

Pero, si el problema residía en un factor externo a Subaru e imposible de alcanzar, entonces no había nada que él pudiera hacer. Que no pudiera entrar a la tumba cuando quisiera también significaba que no podría hablar con Echidna para recuperar sus calificaciones.
E incluso si ese no fuera el caso, ¿se dignarían las brujas a aparecer frente a Subaru considerando lo ocurrido la última vez que se vieron? Probablemente no, es lo que le decía su instinto.

Habiendo comprendido eso, Subaru pensó que ya no podría realizar su plan de conquistar las pruebas por su cuenta y que, por lo tanto, debía confiar la liberación del Santuario a otra persona.
Por lo tanto,

『 Subaru: ¿Debería dejar que lo haga Emilia? 』

Habiendo expresado el predicamento que más le atormentaba, un deseo por maldecir la perversidad de Echidna comenzó a surgir en su interior.
Echidna podía leer los recuerdos de Subaru. Solo ella podía observar del mismo modo los distintos bucles que Subaru había vivido. Por lo tanto, Echidna debía saber de aquella Emilia con su mente destrozada debido a sus repetidos intentos de superar por sí sola la primera prueba.
Echidna también debía saber lo desesperado qué el mismo se había sentido intentando evitar ese resultado.

Y, a pesar de eso, la bruja de la codicia estaba forzando dichas dificultades sobre Subaru y Emilia.

『 Subaru: Qué debo hacer, qué debo hacer, quédebohacerquédebohacerquédebohacerqué… 』

Con sus pensamientos rotando a toda potencia, Subaru forzaba a su mente intentando encontrar una solución. Pero, a pesar de sobrecargar sus células cerebrales hasta el punto de fundir sus sinapsis, además de perder ese pequeño rayo de esperanza tampoco encontraba un plan B.

La situación no hacía más que empeorar, y las personas en quienes podía depender se habían reducido en número:
Alguien que conociera la situación y que por lo tanto entendiera lo suficiente como para escuchar cordialmente las palabras de Subaru.
Y un individuo que pudiera aceptar la falta de franqueza de Subaru frente a cierta información y que aun así aceptara participar en la conversación.

Pero seguir dándole vueltas a su situación no le llevaría a ningún sitio. Ya no podía seguir dependiendo de Echidna, lo que significaba que solo quedaba una persona con la que Subaru podía compartir sus problemas.

※ ※ ※ ※

『 Roswaal: Definitivame~nte no me esperaba que me visitaras a estas horas de la no~che. 』

『 Subaru: ¿En serio? Pues por lo que veo, parece que me hubieses estado esperando. En vez de haber apagado la luz para dormir, da toda la sensación de que la acabas de encender hace poco. 』

『 Roswaal: Aha~, pero qué riguro~so. Pero bueno, no te equivo~cas en lo más mínimo. 』

Recostado sobre su almohada mientras se acomodaba a sí mismo sobre la cama, las mejillas de Roswaal se relajaron mientras recibía a Subaru. A pesar de que la mayoría de las luces en su habitación habían sido apagadas, la vela encendida sobre la mesita de noche al lado de su cama parecía haber sido recién cambiada, con su luz ámbar titilando mientras iluminaba el lugar.

Las sombras proyectadas por la cautivadora y oscilante llama, le daban una apariencia inquietante al rostro pálido de Roswaal. Subaru tragó saliva mientras se preparaba para iniciar la conversación.
Si las suposiciones de Subaru eran correctas, entonces una conversación con Roswaal podría—

『 Roswaal: ¿Y bie~n? Que deliberadamente hayas venido tan tarde por la noche ¿signifi~ca que planeas engatusarme de algún modo para persuadirme de a~lgo? 』

『 Subaru: Persuadirte… no es del todo incorrecto. Roswaal, ¿hay algún modo de superar el Santuario sin tener que desafiar las pruebas? 』

『 Roswaal: — 』

Con esa simple oración, la sonrisa de Roswaal dejó ver una desagradable frialdad.
La sonrisa del payaso de alargó con amplitud. Y mientras jugueteaba con su cabello azulado, asintió varias veces observando a Subaru con su ojo amarillo.

『 Roswaal: Subaru-kun. —¿Cuántos intentos llevas hasta ahora? 』

Aquella pregunta era una manera de dar a entender entre líneas que ambos tenían un entendimiento superficial de lo que sabía el otro.
Le daría a Roswaal la confirmación del retorno por muerte de Subaru, y le daría a Subaru la confirmación de que Roswaal sabía sobre eso.
Por lo tanto, Subaru debía darle ciertas concesiones mientras corregía la información de Roswaal.

Con un pequeño suspiro, Subaru deliberadamente se encogió de hombros exageradamente.

『 Subaru: Lo siento, pero a estas alturas ya he perdido la cuenta. Tampoco puedo recordar cuantas veces nos hemos puesto a prueba de este modo. 』

『 Roswaal: Ya… veo. E~ntiendo, entiendo~. Que lo plantees de esa manera… significa que soy libre de pensar que se trata de eso, ¿correcto~? 』

『 Subaru: Bueno, quién sabe. 』

Subaru alejó la mirada mientras jugaba al gato y al ratón con Roswaal. Pero eso no significaba que hubiera pasado por alto el modo en que sus palabras endurecieron las mejillas de Roswaal. O el hecho de que haya ganado la mano dominante en la conversación de ahora.

—Por mucho que Roswaal sepa que Subaru puede resetear las cosas, eso no significaba que pudiera mantener sus recuerdos de cada bucle como Subaru.

Subaru descubrió ese hecho en el bucle donde Roswaal confesó saber sobre su retorno por muerte. Y fue en ese mismo bucle que descubrió la incomprensible tenacidad de Roswaal en que, a pesar de saber que terminaría con su muerte, continuó intentando usar el retorno por muerte de Subaru para lograr su objetivo deseado.

Incluso ahora, Subaru inevitablemente sentía que la mentalidad de Roswaal era desagradable y odiosa, pero—

『 Subaru: Justo ahora estoy a la mitad de un proceso de ensayo y error. Y como que quiero tu cooperación. 』

Subaru decidió actuar de manera que Roswaal, equivocadamente, pensara que Subaru se comportaba de acuerdo a como él esperaba.
Actualmente, definitivamente Roswaal sabía mucho más sobre los asuntos del Santuario que Subaru. Era imposible saber qué tanto de lo que ocurrirá en el futuro se encontraba detallado en el evangelio de Roswaal, pero considerando sus balbuceos al descubrir al Gran Conejo, sería seguro afirmar que el texto del evangelio no abarcaba demasiado.

Lo que significaba que, mientras Subaru no lo echara a perder con su elección de palabras, definitivamente debería poder extraerle la información a Roswaal al mismo tiempo que lo engañaba.

『 Roswaal: Y parte de ese ensayo y error sería superar el Santuario sin tener que desafiar las pruebas, ¿verdad? De~ ser así, me parece una decisión más bien dé~bil. Con tu autoridad, que permite infinitos intentos, debería ser posible superar cualquier dificultad sin falta. No sé cuántos intentos llevas hasta ahora… pero abandonar ahora y buscar por otro mé~todo ¿podría significar una determinación i~nsuficiente? 』

『 Subaru: Volverse inflexible y quisquilloso con todo lo que concierne en superar la Prueba no es lo que yo llamaría una forma inteligente de hacer las cosas. Si hay un método menos problemático lo elegiré, eso es todo. Perder de vista el objetivo porque estás molesto es una completa idiotez. El punto es hacer lo necesario para que podamos escapar de este lugar y que el mérito se lo lleve Emilia... ¿Me equivoco, Roswaal? 』

Mientras mantenía una cara tranquila e indiferente, Subaru escudriñaba sus declaraciones palabra por palabra en tiempo real para asegurarse de que no cometía ningún error. Revisaba todo justo antes de que saliera de su lengua, su labor de tergiversar la historia le trastornaba los nervios — pero este caos mental era necesario para engañar a Roswaal.

La lógica con la que él hablaba era despiadada — y seguramente, ese era exactamente el Subaru que Roswaal quería ver.
No había duda de que Roswaal quería que Emilia fuera la Gobernante, y que Subaru ayudara en eso.
Subaru consideraba que cuanto más insensibles fueran sus métodos, más deseables los consideraría Roswaal.

Y, por supuesto,

『 Roswaal: Ya~ veo... ésa en verdad es una respuesta a mi gu~sto. 』

Roswaal sonrió muy satisfecho con la respuesta de Subaru.
Subaru se mordió el interior de su mejilla mientras veía intensificarse la asquerosidad de ese rostro pintado de payaso, y a duras penas lograba preservar su expresión indiferente.
La inquietante mirada de Roswaal sugería que ya había considerado a Subaru como un igual, lo que significaba que Roswaal había juzgado a Subaru como si estuviera en el podio de la incomprensibilidad al igual que él. — El asco visceral dentro de Subaru se incrementó.

A diferencia de él, Subaru todavía era consciente de su propia distorsión.

『 Roswaal: Mi~entras en verdad encuentro los cambios en tu pensamiento maravillosos, responder tu pregunta es bastante difí~cil. No hay precedentes. Después de todo, la barrera nunca se ha quebrado desde su creación. Nunca he considerado que pueda haber desgarros en ella, ya que, considerando el ser que la colocó, sería mejor abandonar toda esperanza optimista de tales descui~dos. 』

『 Subaru: Es la barrera de Echidna... 』

『 Roswaal: Exa~ctamente. El cementerio del Santuario es su lápida, y la barrera es algo para prevenir que escapen los mestizos que ella usó en sus experimentos antes de morir... A~unque estoy seguro de que ya habrás investigado esto profu~ndamente. 』

『 Subaru: Sí, por supuesto. Para tu información, también sé lo de la instalación de Lewes Meyer que hay en el bosque, y sobre las dobles, y que Garfiel tiene el derecho de comando. 』

『 Roswaal: A~h, eso acelera las co~sas. 』

Subaru respondió a la información revelada por Roswaal revelando cuidadosamente sus propias cartas.
Roswaal cerró los ojos, suspirando mientras pensaba profundamente.

『 Roswaal: La liberación del Santuario es un logro indispensable para que Emilia-sama sea la Gobernante. Si te apa~rtas de los métodos apropiados, las personas del Santuario y los habitantes de la Aldea de Arlam no serán capaces de considerarla como una digna gobernante. 』

『 Subaru: Siempre y cuando podamos al menos sacarlos al exterior, tenemos muchas maneras de hacer que esa parte sea ignorada. Y además ésta no es la única oportunidad que tenemos de cosechar logros. Juzgar esta oportunidad como mala y esperar por otra sería... 』

『 Roswaal: ¿Otra oportunidad? ¿Po~r qué has vuelto a decir eso? 』

Los ojos de Roswaal se abrieron de desconcierto mientras Subaru percibió su desagrado.
Un Subaru decidido a sacrificarse a sí mismo al realizar innumerables bucles— ese era el rol que Subaru estaba interpretando.
Con ese pensamiento sanguinario de Subaru, él no tendría ninguna razón para dejar pasar la oportunidad de alcanzar los logros que estaban justo enfrente de él.

Antes de que las dudas de Roswaal pudieran desarrollarse aún más, y sin dejar que su arrepentimiento apareciera en su cara, Subaru intervino con sus palabras.

『 Subaru: Solo trata de pensar en ello… como te has dado cuenta, puedo aportar tanto como quiera para que Emilia sea la Gobernante. Porque puedo probar el futuro para volver con información. No sé cómo va a sonar esto, pero liberar el Santuario es un evento pequeño con pocas personas involucradas. Deberíamos poner nuestros esfuerzos en cosas como la Ballena Blanca o el Culto de la Bruja, cosas que tendrán un gran impacto. — Este no es un lugar merecedor de que me esfuerce tanto. 』

『 Roswaal: ...No~, la liberación del Santuario es indispensable. Permíteme que ponga esto como un punto que está más allá del compromiso. Verás, inevitablemente aún tengo mis dudas en lo que concierne a tu pode~r. 』

『 Subaru: ¿Dudas? 』

Subaru inclinó su cabeza mientras la conversación fluía en una dirección inesperada. Roswaal asintió con la cabeza.

『 Roswaal: Efectivamente… No~ puedo afirmar tu autoridad para rehacer las cosas con mis propios o~jos. No sería la primera vez que dices argucias. A~unque naturalmente, si los resultados llegan a ser los que espero me temo que me vería forzado a cre~erte. 』

Subaru no dijo nada.

『 Roswaal: Afirmaré claramente que para hacer que Emilia-sama sea la Gobernante, mi poder... el apoyo de la Familia Mathers es necesario e indispensa~ble. Liberar al Santuario sería lo que me convencería de que tu poder para ayudar a Emilia-sama es legítimo, y entonces estaríamos vinculados en una relación positiva... así es cómo preferiría que consideraras e~sto. 』

Esa fue la lógica sonora de Roswaal, mientras entrecerraba los ojos. Subaru estaba sin palabras.
Todo lo que Roswaal estaba diciendo era válido, y a Subaru no se le ocurría nada que pudiera refutarlo realmente.

Emilia requería un patrocinador para participar en el teatro de la Selección Real, y no había nadie influyente excepto Roswaal que pareciera capaz de hacerlo.

Seguir órdenes para no desagradar a su patrón es lo correcto. Con la solidez y formalidad de las opiniones de Roswaal y la urgencia de la situación, era excesivamente correcto.
Pero incluso mientras se aferraba a esas ondas de la razón, Subaru sentía un malestar.

Porque Roswaal parecía estar demasiado obsesionado con la liberación del mismísimo Santuario.

『 Subaru: Creo que esto cambiará un poco el curso de la conversación, pero... 』

『 Roswaal: ¿Hm? ¿O~curre algo? 』

Subaru levantó un dedo para llamar la atención. Roswaal ladeó la cabeza.
Mirando fijamente a los heterocromáticos ojos de Roswaal, Subaru habló.

『 Subaru: ¿Hay alguna razón por la que, incondicionalmente, quieras la liberación del Santuario? 』

『 Roswaal: — 』

Roswaal respondió a la pregunta con un simple silencio.
Silencio, y a medida que su sonrisa aumentaba lentamente, la mirada de su ojo amarillo perforaba a Subaru.

— Subaru sintió en su piel que, una vez más, el ambiente de la situación estaba cambiando.