domingo, 11 de febrero de 2018

,

Recuerdos en la nieve


Traducción:
Adrian
Jair

Corrección y edición:
Jagaro (Primer corrector)
Carlos (Segundo corrector)
Pretinaverse (Detallitos por aquí y por allá)

※ ※ ※ ※ ※ 

—Tras terminar de hablar en secreto con Lewes, Subaru caminó solo a través del bosque. 

Subaru le dijo que necesitaba pensar, y la dejó sola con el cristal. ¿Qué pensaría ella frente a una chica de rostro idéntico al suyo—y, de hecho, su original?

Aunque el interés de Subaru en todo esto era inagotable, no sabía hasta qué punto estaba bien tocar el tema. En cualquier caso, la Lewes con la que Subaru acababa de hablar estaba de su bando. 


Esas cuatro dobles de Lewes. 

Según lo que dijo Lewes, dos dobles habían desafiado las Pruebas de la tumba. Subaru sospechaba que eran ellas quienes daban esas sugerencias a Garfiel. 

Al ser cuatro dobles, existía la posibilidad de que su pensamiento no fuera enteramente uniforme. Subaru pensaba que las cuatro Lewes eran el mismo ser, ya que todas ellas interpretaban el rol de la misma persona, pero ello jugó en su contra. Ellas interpretaban el rol de la misma persona, mientras simultáneamente tenían distintas formas de pensar.

Lo que significaba que no sería raro que ella tuviera opiniones diferentes de las otras Lewes, suponiendo que una haya experimentado algo que las otras no. 

Por conveniencia, Subaru etiquetó a las cuatro Lewes como Alpha, Beta, Theta y Sigma. Lewes Alpha y Beta no sabían sobre las Pruebas. Lewes Theta y Sigma sí. 

En realidad, él quería haberlas nombrado en alemán como Eins, Zwei, Drei, porque sonaba más genial, pero no pudo acordarse de la palabra para cuatro y el plan falló.

En cualquier caso, 

『 Subaru: El caso es que la reunión con Theta y Sigma será, al menos, de aquí a dos días… 』

El Gran Conejo atacaría el Santuario dentro de cinco días—aunque estrictamente hablando, la fecha tope para esto sería cuando caiga la nieve mágica a gran escala que lo atraía.

Esos tres días restantes (después de hablar con Theta o Sigma) no ofrecían mucho margen de maniobra ya que, quizá, no se le ocurriría ningún plan para salir de este embrollo justo después de hablar con Lewes.

Al final, Garfiel mataría a los aldeanos para evitar la liberación del Santuario. Por la forma en la que lo estaban incitando para hacer tal cosa, parecía casi imposible hacer cambiar de idea a Sigma y Theta fácilmente. Teniendo en cuenta esta perspectiva acerca de persuadirlas, el futuro se veía oscuro. 

『 Subaru: Pero a cambio del incremento de obstáculos… ¿quizá hay una oportunidad para tratar con Garfiel? Cuando, de alguna manera, convenza a las dos Lewes-san interferentes, se acabará el problema. 』

Si Sigma y Theta estaban influenciando la violencia de Garfiel, entonces persuadirlas equivaldría a cumplir los requisitos para la ruta de Garfiel. Como Subaru no hallaba métodos para resolver las cosas directamente con él, esto representaba un pequeño rayo de esperanza, aunque débil y leve. 

Actualmente Garfiel no sólo poseía únicamente su fuerza, sino que también tenía el derecho de comando de las veinte dobles de Lewes. Exceptuando a las cuatro dobles representativas, el resto de dobles no tenían voluntad y eran una fuerza de combate parecidas a máquinas que no dudaban incluso en sacrificar sus propias vidas, y Subaru no tenía muy buenos medios para contrarrestarlas si Garfiel las utilizaba. 

Semejante diferencia era demasiado para Subaru. 

Dejando los sentimentalismos aparte, Subaru aún preferiría evitar conflictos con Garfiel. Estaba más que claro que era imposible silenciar a Garfiel luchando contra él. Si Garfiel, influenciado por Theta y Sigma y teniendo el derecho de comando de ellas, se convertía entera y perfectamente en su enemigo, entonces las probabilidades de ganar del bando de Subaru bajarían aún más. 

『 Subaru: Y con lo dramático que fui al formar el contrato con Roswaal, no puedo fallar. Ni pienso perder. Dejando a un lado si funciona el plan de contingencia, cuando defienda mi posición, lo tendré que hacer con mi propia fuerza. 』

Subaru tiró de sus mejillas para ponerlas firmes cuando comenzaban a inclinarse como si fuera a llorar, sacudiendo su cabeza, regañándose a sí mismo.

『 Subaru: En cualquier caso, tendré que improvisar la manera de lidiar con las Lewes Theta y Sigma. Podría intentar tener una oportunidad con Garfiel para tantearlo antes, pero… lo haré después. 』

Saliendo a través del bosque, Subaru volvió a la aldea en el Santuario. El sol había salido completamente, los residentes y los evacuados de Arlam se dedicaban a sus actividades diarias alrededor del pueblo. 

Subaru les daba miradas mientras pasaba, respondiendo a los saludos ocasionales con un movimiento de su mano, y sus piernas le llevaron directamente a un lugar separado de toda actividad. 

Un lugar un poco distante de la aldea y la catedral. 
—A donde se encontraba ella, el alojamiento de Emilia. 


※ ※ ※ ※ ※

—Cerró sus ojos, y los recuerdos de entonces regresaron vívidos incluso ahora. 

Blanco. Un mundo blanco. 

La joven Emilia caminaba sola en este mundo absolutamente plateado. 

—¡No lo recuerdes!

Gritaba una voz silenciosa, pero la pequeña Emilia no escuchaba, mientras caminaba con la cabeza baja. Ella miró alrededor del área tristemente—y con sus esperanzas traicionadas, desanimada, ella caminaba penosa y lentamente a través de la nieve. 

—¡Regresa! ¡Por favor! ¡No hagas nada más!

La joven Emilia exhaló una bocanada blanca, entonces miró con curiosidad a la neblina expulsada por su boca. Ella exhalaba y exhalaba, una y otra vez. 

Únicamente vestía ropa interior elaborada de tela fina y una especie de manto para cubrir su cuerpo entero. No era realmente una vestimenta que uno consideraría para pasar tiempo en un mundo frío, pero no había nada que hacer respecto a eso. 

Después de todo, ésta era la primera vez que Emilia había estado en un lugar tan frío y la primera vez que veía nieve. El mundo que ella conocía era un bosque abundante en luz cálida y verdor, sin ningún parecido a este campo sepultado enteramente en nieve y hielo. 

Este lugar que le resultaba familiar, le estaba mostrando un rostro desconocido. Y esto desconcertaba a la joven Emilia, impidiendo que reaccionara como debería. 

—¡No! ¡No vayas más allá! ¡Regresa! ¡Si no lo haces, eso…!

Rogó lo suficiente como para desgarrar y destruir la garganta, y como para escupir sangre, pero las piernas de la joven Emilia no pararon. La voz todavía gritaba infructuosamente, sin ser escuchada. Despiadadamente, los pies de la chica seguían adelante.

Su paso era lamentable mientras atravesaba descalza las desconocidas tierras nevadas. Habiendo perdido cualquier sensación de frío o dolor desde hace mucho tiempo, sus pies cortados por las ramas y rocas escondidas bajo la nieve marcaban su rastro con gotitas de sangre. 

Que ella, sin embargo, encubra su terror hacia el desconocido mundo, olvidado su dolor, mientras avanzaba sola con ahínco, ¿por qué lo hacía, exactamente? 

—Para, por favor… No quiero ver nada más, por favor…

El ruego no la alcanzaba. Los deseos no serían concedidos. Estas esperanzas, fueron enteramente obstruidas. Aunque esta realidad ya era conocida, incluso en sueños los crueles hechos son empujados al centro de atención. Por la manera de mostrar su pasado, y su mayor error. 

『 Emilia: —hk 』

Los ojos amatistas de la joven Emilia brillaron como si vieran la esperanza más allá de las tinieblas de la nieve cegadora. Su mirada aterrizaba sobre, según los conocimientos de la joven Emilia, el tronco del árbol más grande del mundo. Esta gran planta llamada el Gran Árbol de las Plegarias era un árbol divino para dedicar oraciones a cosas ocultas y sagradas, una atesorada e irremplazable presencia para todos en el pueblo. 

La joven Emilia también creía obstinadamente que, con tan sólo tocar el tronco del Gran árbol, ella podría sentir sus tremendas bendiciones en la piel.

Qué tranquilizador debió haber sido para Emilia en ese momento, ver la figura galante del árbol exactamente en su lugar usual. Cuánta debía ser la providencia como para que, en medio de un familiar paisaje transformado en un lugar desconocido, este Gran Árbol hubiera mantenido preservado lo cotidiano y lo usual.

Exhalando varias bocanadas blancas a lo largo del camino, Emilia torpemente se movía hacia el Gran árbol. La nieve apilada sepultaba a Emilia hasta sus rodillas y, a pesar de que el Gran árbol no estaba lejos, la chica tropezaba una y otra vez, dejando sus huellas en la pura nieve. 

Cayendo de cara múltiples veces, su nariz roja por la escarcha, Emilia finalmente alcanzó la base del árbol. 

Su tenso rostro se relajó ligeramente por el alivio que sintió. Pero incluso en esto, el frío petrificaba sus rígidos músculos, y todo lo que alcanzaba a hacer era un pobre movimiento. 

『 Emilia: ¿—? 』

Al alcanzar una de las raíces del árbol, la joven Emilia puso cara de haberse dado cuenta de algo. Ella deslizó su mano para llegar a la raíz, las puntas de sus dedos congelándose mientras ella las enterraba en la nieve para cavar.

—¡Para!

La joven Emilia cavaba y cavaba en la nieve, completamente concentrada y todavía impulsada por una impaciencia llena de pánico. 

—¡Para! ¡Para, para para paraparapara!

No quería mirar. No quería recordar.

Quería mirar lejos, cubrir sus ojos, bloquear sus orejas, gritar para desgarrar el mundo. 

Pero su no-existente rostro, no-existentes ojos, no-existentes orejas, no podían ser engañados. 

Los dedos de la joven Emilia tocaron algo en la nieve.

Ella lentamente, con sus propias manos, tomó esa última porción de nieve, y—

¡¡—PARA!!

……

………………….

………………………………

『 ???: —Nadie podía ayudarte. 』

『 Emilia: — 』

『 ???: Prueba del pecado. Prueba de la corrupción. Sé maldecida y maldecida y maldecida, y al final de tu sufrimiento… 』

『 Emilia: — 』

『 ???: Muere. —Engendro de la bruja. 』


※ ※ ※ ※ ※

『 ???: —¿Emilia? ¿Emilia? Oye, ¿estás bien? 』

『 Emilia: Au, e… ah, ¿suhba, rhu? 』

Subaru sacudió sus hombros, con lo cual Emilia abrió sus ojos débilmente mientras decía su nombre. Ella sacudió su cabeza en un intento de despertar por completo su conciencia. Pero,

『 Emilia: Subaru, ¿por qué… estás aquí? 』

『 Subaru: ¿Necesito una razón? Si se trata de tu rostro Emilia-tan, podría mirarlo toda la noche sin siquiera aburrirme. 』

『 Emilia: No es eso, es decir… um… 』

Quizás su conciencia aún no estaba totalmente despejada, dado que la respuesta de Emilia sonaba más bien llena de ansiedad. En un intento de disipar la inquietud de Emilia, Subaru se sacudió las rodillas mientras se levantaba mostrándole una sonrisa. 

『 Subaru: No puedo permitir que bajes tanto la guardia cerca de mí. Agradezco la confianza, pero soy un chico y resguardo un voraz lobo debajo del velo de la racionalidad. Así que me gustaría que fueras un poco más consciente de mi persona, Emilia-tan. 』

『 Emilia: …¿? No me estoy olvidando de ti, Subaru. Estaba despertando así que dije algo extraño, eso es todo… pero, quedarme dormida sin darme cuenta… 』

Aunque parecía que no entendió del todo lo que él había dicho, la voz de Emilia mostraba señales de que ya estaba despertando por completo. Luego de confirmar esto, Subaru sacudió la barbilla frente a la confundida Emilia.

『 Subaru: Entiendo lo que es que se te acumule el cansancio, pero si vas a dormir hazlo apropiadamente en una cama. Si te vuelves a dormir en el suelo como ahora, cuando entre en la habitación sentiré de nuevo que mi corazón se detiene. 』

『 Emilia: …Ah, lo siento. Te preocupé, ¿no es así? 』

『 Subaru: Acabo de renovar mi resolución, pero verdaderamente me hizo entrar en pánico ver esto y preguntarme si algún nuevo evento había ocurrido que arruinaría absolutamente todo. Podrías incluso decir que ver tu rostro durmiente el día de hoy, Emilia-tan, fue más emocional de lo normal. 』

La sorpresa que impactó a Subaru cuando entró en la habitación y vio a Emilia era algo que iba más allá de cualquier posible descripción.

No hubo respuesta cuando tocó la puerta, así que entró en la habitación considerando que ella podía estar en otro lugar, encontrando a Emilia colapsada frente a la cama con su plateado cabello extendido a lo largo del suelo. Ciertamente nadie podría culpar a Subaru por palidecer y casi caer en la desesperación.

Sin embargo, la calidez de su cuerpo cuando se acercó para levantarla y la definitiva presencia de respiración y pulso inmediatamente le informaron que no era necesario preocuparse.

No obstante,

『 Subaru: Si eso hubiera sido todo, habría preferido dejarte dormir así, pero… parecía que estabas teniendo una loca pesadilla. ¿Estuvo mal que te despertara? 』

El sudor había cubierto la frente de la durmiente Emilia mientras Subaru la sostenía en brazos, su expresión era de un horroroso sufrimiento, y su cuerpo se retorcía. Subaru también había experimentado esto antes, pero no había manera de escapar de una agonizante pesadilla. El único método para escapar rápidamente del dolor era ser llamado desde afuera del sueño.

Subaru había utilizado dicho método. Emilia sacudió la cabeza.

『 Emilia: Muuuchas gracias por despertarme. Tuve una especie de… no, un sueño realmente malo, y… gracias. 』

『 Subaru: Un sueño terrible, atormentando a Emilia-tan. ¿Sobre qué era? … es más o menos a donde quiero llegar, pero creo que recordarlo no sería muy divertido que digamos. 』

『 Emilia: — 』

Viendo la irónica sonrisa que vino después de su silencio, Subaru consideró la naturaleza de la pesadilla de Emilia. Seguramente apareció debido a las circunstancias negativas que estaban apilándose. Aun así, él no podía saber si estuvo acompañada de imágenes en concreto,

『 Subaru: Bien, entonces no te obligaré a decirlo. 』

Viendo como Emilia apartaba su mirada de Subaru y evitaba absolutamente mencionarlo, Subaru determinó que probablemente era una pesadilla con imágenes claras y definidas.

Si hubiera sido un sueño vago, sería fácil hablar de ello. El que ella no pudiera era evidencia de que su pesadilla fue vívida.

Esta conversación con Emilia resultó ser poco favorable, y seguir con el flujo de la conversación siguiente también sería difícil.

Emilia estaba mirando a Subaru, quien tenía una expresión compleja, tocaba la punta de su nariz, y deliberaba cómo abordar el tema.

『 Emilia: Así que… ¿qué ocurre, Subaru? No pudiste haber venido aquí solo para mirar mi rostro sin razón alguna, ¿verdad? 』

『 Subaru: No creo que sea algo tan inesperado si así fuera. 』

『 Emilia: No, no es eso. Es decir, siempre estás tan ocupado yendo de aquí para allá haciendo cosas. No puedes gastar tu tiempo de esa manera en mí. 』

『 Subaru: ¿Pero qué clase de diligente sujeto soy en tus pensamientos, Emilia-tan? ¿Te das cuenta de que soy conocido por ser tan vago que de todo corazón estaría a favor de la creación del Día del Agradecimiento? 』

No exageraba ni bromeaba, Subaru sabía que su naturaleza era la de un holgazán irremediable. Un interminable descenso hacia la depravación, sin cumplir ninguna clase de rol, ese era el ser humano llamado Natsuki Subaru.

Por eso nunca había fallado en dedicarse devotamente a ejercicios diarios y a habilidades y pasatiempos sin sentido allá en el viejo mundo. Él sabía que se convertiría en un humano completamente incompetente si no lo hacía.

—No se puede llamar vago a alguien que se esfuerza persistentemente, incluso aunque no tenga una meta en particular, pero Subaru no se había dado cuenta de esta obviedad.

La mirada de Emilia recuperó su ligera calidez, tal vez queriendo decir algo con respecto a Subaru subestimándose a sí mismo. Su reacción llevó a Subaru a arrugar las cejas, pero al final Emilia decidió quedarse callada.

『 Emilia: Muy bien. Como sea, vamos, dime por qué viniste. Raaapiiidiiitooo. 』

『 Subaru: Ni idea del porqué de ese infantilismo repentino, pero… ah, bueno, está bien. Estaba pensando que podríamos salir a dar un paseo para relajarnos… 』

『 Emilia: — 』

『 Subaru: …aunque en realidad no sería nada relajante. 』

Subaru se rascaba la cabeza mientras se daba cuenta de su error.
Se podía deducir que el tratamiento que se le daba a Emilia en el Santuario no era nada bueno porque su alojamiento era el único que se encontraba en un lugar separado de la aldea.

Podría decirse que los residentes del Santuario y Emilia deberían tener una buena relación, dado que todos ellos se desviaban de su linaje original de sangre (mestizos), pero parecía que, en efecto, la imagen negativa que se tenía de los semielfos era un caso especial.

Y era lo mismo para los evacuados de Arlam. Su exitoso escape del Culto de la Bruja era un logro que pertenecía a Subaru, y no mejoraba directamente las opiniones sobre Emilia.
El tratamiento que se le daba a Emilia en el Santuario era idéntico al que se le dio en la Capital, la trataban como a un tumor.

Ella actuaba valientemente cuando estaba con Subaru, pero eso no significaba que estuviera a gusto. ¿Cómo podía lidiar con todas las miradas sobre ella cuando estaba sola?

Dado que la situación aún no había mejorado, llevar a Emilia afuera solo pondría una carga innecesaria sobre ella.

『 Subaru: Es por esta clase de cosas que soy tan… 』

Molesto por su propia insensibilidad, Subaru se golpeó a sí mismo en la frente.
Su actitud cambió gracias al dolor que los nudillos le produjeron. Subaru volteó para mirar a Emilia apropiadamente, cuyos ojos yacían totalmente abiertos tras haber presenciado semejante acción.

『 Subaru: Emilia. 』

『 Emilia: —Mm. 』

Viendo como cambiaba la expresión de Subaru, Emilia percibió que el ambiente había cambiado. Tras corregir su postura, miró hacia Subaru con sus ojos amatistas llenos de pura calma.

Su actitud y expresión informaban a Subaru la inutilidad de abordar el tema con rodeos. ¿Qué podría decir exactamente? Tan solo tardó un instante en reflexionar sobre lo primero que diría.

『 Subaru: ¿Te apetece hablarme sobre lo que viste en la Prueba? 』

—Subaru directamente vio el terror y la angustia en aquellos humedecidos ojos amatista.